Crónica de una muerte anunciada

Y llegó a todos la noticia de una muerte anunciada: Por segundo año consecutivo, nos quedaremos sin procesiones durante la próxima Semana Santa.

La noticia no ha llegado por sorpresa. El Alcalde de la ciudad, Juan Espadas, ya anunció días antes que se tomaría una decisión final tras el puente de la Inmaculada. A pesar de ello, esta noticia no ha llegado a ser oficial hasta hoy, 29 de Diciembre, más de una quincena después de lo previsto. Y es que esta decisión ha resultado ser bastante polémica (debido a su extenso tiempo de antelación y con una vacuna ya existente en nuestro país) pero, a su vez, más que razonable. La pandemia del COVID nos ha dejado ya 2 veces sin la semana mas grande del cristiano y de la ciudad de Sevilla y, mas importante aún, sin miles de vidas de personas que esta enfermedad ha arrastrado.

Entonces, la gran pregunta que todos nos hacemos: ¿Y ahora, qué?. ¿Qué será del cerista que su ingresos anuales dependían de la venta de su producto a las hermandades? ¿Qué será del músico que se pagaba sus estudios y el mantenimiento de su instrumento con lo ganado tocando durante la semana? ¿Qué será del vendedor de incienso que su retribución anual dependía de la compra de las hermandades?. La situación económica para aquellos que viven de la Semana Santa está ya prácticamente al límite. Y el Consejo, el ayuntamiento y la Junta de Andalucía debe reaccionar ante ello. Y nosotros

Nuestros compañeros de “A Pulso” nos dieron un adelanto junto a Manuel Esteban, presidente del Consejo de Bandas de Sevilla, donde remarcan que la institución tiene un boceto de una serie de actos programados durante la próxima cuaresma destinados a subsanar aquellos no beneficios que nos va a dejar la situación y, como también es lógico, para el disfrute de todo el que quiera del patrimonio cultural cofrade con el fin de no quedarnos “en seco” al igual que el año pasado. En las próximas semanas serán anunciados oficialmente estos eventos con los que tendremos una Cuaresma y Semana Santa muy diferente a lo vivido.

A nosotros, las personas que hacemos hermandad y disfrutamos la Semana Santa, solo nos queda ayudar al que más lo necesita en estos momentos y rezar para poder superar esta complicada situación que atravesamos. Demostremos la calidad humana que tiene nuestra tierra. Volveremos con más ilusión que nunca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: